“No lo cojas, que se acostumbra”

imagesCA09T85M

Los que tenemos hijos cuántas veces habremos oído esta frase, bastante desagradable por cierto, y normalmente proviniente de personas mayores, de otra época, con un estilo de crianza muy diferente al actual.
El instinto natural de una madre es coger a su hijo cuando este llora, se queja, se lo pide, e intentar consolarle lo más rápido posible. ¿Por qué debemos negar este instinto y dejar que nuestro pequeño llore y llore hasta que deduzca que no vale la pena porque nadie acude a su llamada?

Los bebés no lloran porque les guste, normalmente es su manera de comunicarse cuando algo no va bien, tienen hambre, sueño, frío, calor, miedo, o simplemente necesitan contacto físico, necesitan fortalecer ese vínculo que se crea con la madre y que también puede crearse con el padre, no lo estoy excluyendo.
En la actualidad, lo que te recomiendan los pediatras es que cojas a tu bebé, que sienta que estás ahí, que le des seguridad, que no hay nada de malo en educarlos con cariño y con contacto físico.
Además, crecen tan rápido que cuando te das cuenta ya no quieren que los cojas.
Además, la felicidad y el momento único que se comparte cuando tu hijo se duerme en tus brazos, contra tu pecho, con la tranquilidad de saber que nada le pasará porque está con alguien que le proteje.
Creo que no debemos desperdiciar la oportunidad de vivir estos maravillosos momentos.
Lo peor que puede pasar es que se acostumbre sí, que se acostumbre a que le des amor incondicional, que se acostumbre a tener siempre tu apoyo para que aprenda a andar solo, que se acostumbre a dar y recibir cariño y consuelo.
Yo no soy quién para decir a ninguna madre cómo debe educar a su hijo, pero por eso mismo tampoco nadie debería decirte si debes o no coger a tu hijo, o si debes o no dormir con él, porque aunque este tema lo dejaremos para otro post, no deja de formar parte de un estilo de crianza natural.
Mi único consejo es que como madre debes criar a tu hijo de la manera que tu instinto te dicte, con aquello que veas que funciona mejor para todos, para el bienestar de tu hijo y para el equilibrio de toda la familia.
Espero que la próxima vez que oigas “No lo cojas, que se acostumbra” hagas oídos sordos, como he hecho yo hasta ahora, ya que nadie debe decirnos cómo debemos educar a las personas que más queremos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maternidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s